Cómo comprar una gema, o piedra preciosa

¿Como comprar una gema?, ¿cómo comprar una piedra preciosa? 

¿Qué es una gema?, ¿Qué es una piedra preciosa?

El término piedra preciosa o gema se aplica a aquellos materiales (minerales, cristales), que generalmente después de ser tallados y pulimentados, poseen el suficiente atractivo como para ser usados como adorno personal o decorativo.

Tenemos que abandonar el término “semiprecioso” o “semipreciosa”

Para nosotros los gemólogos, las piedras son todas preciosas, los adjetivos semiprecioso o semipreciosa no se pueden utilizar, una de las leyendas urbanas es que se emplean  para distinguir las gemas más cotizadas de las menos. La normativa CIBJO para comerciar con Piedras de Color prohíbe esta nomenclatura, esto quiere decir que tanto en joyerías, tiendas de piedras o gemas y pedreros también deben de aplicar esta norma.

¿Cuales son las cualidades que hacen que una gema o piedra preciosa sea atractiva, tenga calidad y sea mas valiosa? 

  • Belleza.  Como ocurre siempre, la belleza depende mucho de los criterios personales del observador.  Para unos, la belleza de una gema puede radicar en su color, para otros en su brillo, transparencia y reflejos que dependen de la talla.   El color, que aunque subjetivo, hay ciertos patrones que estadísticamente gustan a mas gente y son mas apreciados y lógicamente mas caros. A todo esto le añadimos la calidad de la talla, buen pulido, buena simetría y proporciones, que harán junto con la transparencia o ausencia de inclusiones (impurezas internas), que cuando la luz entre en la gema, se refleje en las superficies internas y vuelva a salir, la combinación de los reflejos superficiales (brillo) junto con los que salen desde su interior (resplandor), decimos que la piedra, que la gema, tiene “mucha vida”. Como resultado de numerosas inclusiones que no dejarán reflejar la luz en superficies internas y no saldrá al exterior, en consecuencia la piedra tiene menos “vida”.
Ejemplo de saturado de tono y de tono con mas vida

El ejemplar de la izquierda está muy saturado de tono, la piedra del centro con menos tono pero falta de “vida”, a la derecha piedra con mucha transparencia color mas claro y vivo y con mucha “vida”, muchos reflejos internos.

Este ejemplo de cuatro esmeraldas, la 1ª de la izquierda muy saturada de color y con muchas inclusiones, falta de “vida”, la 2ª con menos inclusiones mas transparencia pero poca “vida”, la 3ª color mas vivo con lago mas de “vida”, la 4ª de color mas agradable, no tan saturado con menos inclusiones y mas “vida”.

  • La belleza de la mayor parte de las gemas es un resultado de la combinación de dos o más de estas propiedades. Pero la belleza de una gema o piedra preciosa también  está en sus propias inclusiones, en sus características internas, como ejemplos :
    • Cuarzos turmalinados o cuarzos rutilados, son los propios cristales de turmalina o de rutilo y su disposición dentro del cuarzo los que le confieren una especial belleza.
    • Cuarzo musgoso o dendrítico, son los óxidos que con sus formas caprichosas hacen que una gema sea mas apreciada, mas valorada, o que guste mas.
    • Rubí estrella, en el que la disposición de las agujas de rutilo en tres direcciones y cuando la piedra se talla en cabujón, se puede apreciar un efecto óptico de asterismo, o estrella que se mueve según el balanceo de la piedra con respecto de la luz.

Ejemplos de piedras transparentes, facetadas, con inclusiones y piedras opacas talladas en cabujón con colores llamativos

Para el caso de las piedras opacas, como la turquesa o la malaquita, el factor más importante para valorar su belleza es el color, o la disposición de los diferentes tonos o bandas de color.

  • Durabilidad: Atributo íntimamente ligado a la dureza y a la tenacidad.  Dureza es la resistencia que opone un material a ser rayado por otro y tenacidad es la resistencia que opone un material a ser fracturado por golpe o presión. Como ejemplo os cito al diamante que es lo mas duro que existe pero sin embargo es muy frágil, puede fracturarse con facilidad porque tiene cuatro direcciones de exfoliación. Muchos museos exhiben piedras talladas a facetas de gran belleza, pero que no tienen un interés práctico en joyería debido a su poca dureza.  Estos minerales son tan blandos que si se usaran en un anillo o incluso en un broche se rayarían rápidamente y perderían el brillo con facilidad, con lo que su atractivo se vería muy disminuido.  Pero por otra parte,  la durabilidad no es necesariamente el factor determinante a la hora de juzgar el valor de una piedra preciosa.  El ópalo, por ejemplo, es bastante blando pero casi tan apreciado como las gemas anteriormente citadas.  Esto se debe a su incomparable riqueza que deriva de la disposición interna de colores. El cuarzo, uno de los minerales más abundantes de la corteza terrestre, se halla siempre presente en las minúsculas partículas del aire que respiramos y en el polvillo que se deposita sobre nuestros vestidos.  Según esto podría decirse que la dureza de las gemas debería ser superior a la del cuarzo, cosa que sucede únicamente en 10 ó 12 piedras preciosas.  Esto no quiere decir que las otras no puedan emplearse, pero sí que deberá acentuarse el cuidado, especialmente cuando se encuentren aplicadas en anillos.  Otras piezas de joyería, como broches o agujas, no están sometidas a una abrasión tan fuerte y en ellas pueden aplicarse piedras de dureza inferior al cuarzo sin que los años hagan perder su brillo.
  • La rareza o escasez: es otra propiedad que sirve para juzgar una gema.  Si existe escasez de un mineral precioso en el mercado, su precio aumenta inmediatamente y las gemas de este material cobrarán un gran valor a los ojos de las pocas personas que las pueden adquirir. Con el descubrimiento de nuevos yacimientos se produce un aumento de existencias y un descenso en el precio.  Aunque su belleza y durabilidad no han variado, deja de ser una piedra deseable pues está ya al alcance de mucha gente.  Un ejemplo interesante lo constituye la amatista, la hermosa variedad púrpura del cuarzo.  Durante muchos años el suministro, que procedía casi exclusivamente de Europa, era muy escaso y las gemas tenían un valor alto.  Con el descubrimiento de grandes yacimientos de amatista de muy buena calidad en América del Sur su valor ha descendido de golpe y no ha vuelto a recobrar nunca más su anterior prestigio.
  • Las modas: La demanda y, por lo tanto, el valor de ciertas gemas fluctúa según las modas  de distintas épocas.  Por ejemplo, durante el siglo XIX fue muy popular una variedad rojo oscuro de granate de Bohemia y puede verse en muchas piezas de joyería de aquella época.  Hoy en día también pueden conseguirse estos granates pero el interés ha decrecido y ya casi no se usan.  El caso contrario ha venido ocurriendo en los últimos años con las turquesas.  La revalorización de las joyas de los indios Navajos a base de turquesas ha hecho aumentar su precio. Tiffanys puso de moda la tanzanita, Cartier utilizó diamantes negros para realzar sus pavés,…, estas circunstancias hacen que una piedra se convierta en objeto de deseo.
  • Pequeño tamaño y transportabilidad: otra propiedad importante de las gemas. Las piedras preciosas, más que cualquier otra posesión, combinan un valor alto con un peso y volumen pequeños, pudiéndose utilizar como moneda de cambio en tiempos de depresión o cambios políticos.

Aunque no guarden una relación directa con las propiedades naturales de las gemas, la escasez, la moda y la transportabilidad son tres factores que influyen decisivamente en el valor de una piedra preciosa.

 Hay muchas maneras de comprar una piedra preciosa.

Nosotros te la vendemos estuchada y con su ficha gemológica, en donde están los datos que identifican esa gema, su foto, su peso en carats o quilates, medidas en centésima de milímetro, indice de refracción y birrefringencia si la hubiere, peso específico, dureza de Mohs, su espectro si tiene o no tratamiento, si es natural, sintética o artificial, si puede ser una imitación de otra de mas valor. Cuando la compras en nuestra tienda, puedes descargarte las micrografías de sus inclusiones.

Piedras de colección con su ficha gemológica

Piedras de colección con su ficha gemológica

A las gemas en MLLOPIS las llamamos por su nombre, sin equívocos, sin nombres confusos que puedan llevar a engaño. Como gemólogos nos basamos en la Normativa CIBJO para piedra de color, una normativa que te indica como debes de nombrar una gema, sin omitir nada, ni su tratamiento si lo tiene, diciendo  si es natural o sintética, o si es una piedra compuesta.

Piedras de colección con su ficha gemológica

Piedras de colección con su ficha gemológica

Detalle de la ficha geológica que entregamos junto con la piedra

 


 
     


Sitio mantenido por Wordpress Seguro