Noticias

Curioso diamante natural con dos tratamientos

Ya es habitual ver las piedras con tratamientos. Al diamante también le ha llegado su turno y actualmente es casi a diario que vemos diamantes tratados con relleno de vidrio y tratados con láser. Ambos tratamientos se hacen para mejorar la pureza. En el caso de los tratados con relleno de vidrio es para disimular fracturas internas, fisuras internas, planos de exfoliación, cavidades que afloran, fisuras que afloran, etc. En el caso del tratamiento con láser, la finalidad es convertir en blancas las inclusiones negras para que se vean menos y así, aumentar la calificación de pureza o claridad y que parezca que la piedra tiene mas valor.

Estos tratamientos pasan inadvertidos a los ojos de un profano, y estamos viendo como pasan de manos sin que nadie los mencione. El proveedor se lo pasa al importador pedrero, el pedrero se lo vende a la tienda y la tienda se lo vende al publico, al cliente final. La Normativa CIBJO advierte que se deben de mencionar los tratamientos en todas las transacciones comerciales, no se puede omitir en ningún caso.

Diamante natural tratado con láser y relleno de vidrio

Sortija de platino 950 milésimas con diamante central natural, 0,90 ct. color I, tratado con relleno de vidrio y con láser para mejorar su pureza.

Se pretende disimular fisuras, fracturas, cavidades, inclusiones oscuras o negras, etc. y que no se vean con la lupa 10x y esto a los ojos de un profano pasa inadvertido y ven que la piedra tiene una pureza o claridad aceptable. En la escala de pureza debería de ser de mas valor, pero como digo, a los ojos de un profano, sin embargo esto está lejos de la realidad. Muchos laboratorios importantes, como HRD o GIA, nosotros en MLLOPIS también lo indicamos, cuando certifican una piedra con estos tratamientos, simplemente advierten de su origen  y añaden Tratada con Relleno de Vidrio, Tratada con Láser y en ningún momento califican la  pureza o claridad, ni se molestan. En las listas de precios de Diamantes de Rapaport tampoco lo mencionan, con lo que por lo general se tiende a valorar como Piqués 2 o Piqué 3 además de tener en cuenta el color , la talla y el peso.

Diamante de 0,90 ct. Coplor I , tratado con relleno de vidrio y con un taladro láser para mejorar su pureza.

Diamante de 0,90 ct. Coplor I , tratado con relleno de vidrio y con un taladro láser para mejorar su pureza. se aprecian unas fisuras en cruz que afloran a la superfici en la tabla de la piedra.

Hay que ser minucioso con el manejo de una lupa gemológica 10x y no quedarse con la primera vista. Si la montura lo permite, hay que ver la piedra desde diferentes posiciones y perfiles, porque a veces no se ve si no la  movemos para poder ver los reflejos e irisaciones que producen los tratamientos de relleno de vidrio y los agujeros y el haz que hace el láser en su camino hasta llegar a la inclusión. Muchas veces, como es el caso de esta piedra, las fisuras son perpendiculares al plano de la tabla de la piedra y además el haz láser también y esto hace que no se vea o se vea muy poco desde  arriba o en posición directa a la tabla de la piedra.

Diamante de talla princesa, 0,90 ct. Color I, visto de perfil entre las garras. Reflejos de colores, velos iridiscentes y un tubo rugoso rectilíneo que termina en una inclusión, es el taladro hasta llegar a la inclusión que antes era negra

Diamante de talla princesa, 0,90 ct. Color I, visto de perfil entre las garras. Reflejos de colores, velos iridiscentes y un tubo rugoso rectilíneo que termina en una inclusión, es el taladro hasta llegar a la inclusión que antes era negra

Este caso curioso que muestro es ya el colmo, llegar a hacer los dos tratamientos en la misma piedra. Se trata de un diamante natural de talla Princesa cuadrada de 0,90 ct. en el que se aprecian unas fisuras en cruz, perpendiculares a el plano de la tabla que llegan hasta la superficie, al igual que se puede ver un muy pequeño orificio de entrada en la tabla en dirección hacia el culet y que termina en una inclusión que entendemos  que antes era negra.

diamante-tratado-con-laser-y-relleno-de-vidrio7

Diamante de talla princesa 0,90 ct. color I, velos azulados y rojizos típicos del relleno de vidrio. Haz rectilíneo de láser que empieza en la tabla y termina en una inclusión.

Es obligatorio mencionar los tratamientos, si los hay,  en la venta de una joya. No se puede ignorar. Ante la duda tanto si usted es un joyero o es un cliente , pueden solicitar que se les haga un certificado gemológico que aclare  la naturaleza del producto.


Comentarios


Suscríbete para recibir los artículos en tu correo



1 Comentario

  1. cesar tascon
    octubre 23, 2016 7:15 pm

    Es excelente tener este tipo de información al alcance de la mano, nos hace mejores profesionales, muchas gracias …..

Deja un comentario





 


Comparte en Twitter      


Sitio mantenido por Wordpress Seguro