Blog

El impacto de la fluorescencia en el valor de los diamantes

De un tiempo a esta parte se oye mucho hablar en los círculos profesionales relacionados con los diamantes de la influencia que tiene la fluorescencia de estas gemas en su valor. Por ello, queríamos comentar brevemente algunos puntos al respecto basados en las recomendaciones que hace la conocida revista Rappaport, una de los referentes en la tasación de diamantes.
En primer lugar, la influencia sobre el precio de un diamante depende de su intensidad y, por tanto, de su visibilidad, es decir, si se aprecia fácilmente o no.
En cualquier caso, tengamos en cuenta que en algunos (no todos) diamantes de muy buen color la fluorescencia produce un efecto lechoso que disminuye su valor. Pero otras veces la fluorescencia no produce ningún efecto apreciable en el aspecto de la gema.
Sin embargo, la fluorescencia azul algunas veces produce un efecto beneficioso sobre algunas calidades de diamantes; en concreto añade valor a las calidades de color más bajas, por ejemplo “J” o inferiores. Esto es así porque los tonos amarillentos se combinan con la fluorescencia azul y, de esta manera, la gema se ve más blanca. En estos casos, la fluorescencia azul puede incrementar el valor del diamante.
El punto más controvertido es la penalización sobre el precio que en ocasiones se aplica a los diamantes que presentan fluorescencia amarilla o blanca. Algunas veces a estas gemas se llega a aplicar hasta un descuento del 5% sobre el valor que tendrían si no tuvieran dicha fluorescencia. Y, además, cuanto mejor color tienen estos diamantes más repercute el descuento sobre el precio de la gema.

Sortija un diamante que presenta fluorescencia con luz ultravioleta

Sortija con un diamante que presenta fluorescencia con luz ultravioleta

Sin embargo, debemos tener en cuenta que la fluorescencia de los diamantes se analiza con lámparas ultravioletas de longitudes de onda determinadas. En concreto, luz ultravioleta de onda larga situada a 366 nm y luz ultravioleta de longitud de onda corta situada a 254 nm. Y, por tanto, la luz solar que se encuentra comprendida entre los 700 nm y los 400 nm aproxímadamente, puede o no puede estimular el fenómeno de fluorescencia en los diamantes que sí la presentan con los ultravioleta.
En realidad, si uno lee con detenimiento las indicaciones de esta publicación, una de las referencias del sector para valorar los diamantes, se dará cuenta que señala claramente al comenzar que la influencia de la fluorescencia sobre el precio depende de la claridad con que se perciba.
Autor: José Manuel Rubio Tendero


Comentarios


Suscríbete para recibir los artículos en tu correo



2 Comentarios

  1. Silvia
    febrero 27, 2016 11:16 am

    Gracias por el artículo. Muy interesante. Entiendo que al final es la apreciación visual del color sin lámpara uv lo que nos hará subir o bajar el precio del diamante.

    • Manuel Llopis
      marzo 11, 2016 12:19 pm

      Hola Silvia,
      Gracias por tu comentario. Me parece muy adecuado porque complementa el artículo.
      Nosotros en el laboratorio graduamos el color de los diamantes siguiendo una técnica específica reconocida internacionalmente que incluye un tipo de iluminación estandarizado, así como personal especializado. Además, nos apoyamos en instrumentos como el colorímetro y un patrón de piedras graduadas previamente como referencia (las lámparas de luz ultravioleta no tienen nada que ver en este proceso).
      De esta manera, el color de los diamantes queda encuadrado dentro de la escala con el mínimo margen de error. Otra cosa es el proceso de comercialización de la gema. El mercado, después, sigue su propia inercia.

Deja un comentario





 


Comparte en Twitter      


Sitio mantenido por Wordpress Seguro