Blog

Formar a los empleados de tu joyería es una buena inversión

Suscríbete para recibir los artículos en tu correo



2 Comentarios

  1. Karina
    julio 1, 2014 8:43 am

    Este artículo resume la realidad actual de la situación educativa de nuestro país. Existe una extraña connivencia entre el deseo de ser un país avanzado y la inexistencia de una educación de calidad, así como una clara desmotivación por aprender. Curiosamente en el día de ayer, el Ministros de Economía alemán decía que España necesita menos cemento y las I+D+I. Este refleja lo ocurrido en los años del boom inmobiliario, y las expectativas que se tienen de que resurja el sector de la vivienda.

    Estamos viendo como muchos de nuestros jóvenes futuros “talentos” emigran buscando un futuro digno pues parece evidente que aquí no lo tienen. Tal hecho va a dejar a medio y largo plazo una España empobrecida intelectualmente y de mano de obra barata, cuestión ésta que estamos viendo, y sufriendo, en estos últimos años.

    Y es que nadie se quedará al margen de esta realidad. El sector de la joyería no es inmune a este hecho. Por un lado, y en base a mi experiencia, veo cómo muchísimos joyeros no sabrían distinguir una circonita de un diamante, y no hablemos ya de una moisanita o un diamante tratado simplemente con relleno. El problema siendo de ellos, refleja la incapacidad de poder asesorar de manera adecuada a sus propios clientes. No es que ocurra en todos los casos, pero sí en algunos (no pocos).

    Por otro lado cada día veo más joyeros que al jubilarse no desean que sus hijos hereden este precioso negocio. Los robos, las crisis y el deseo de que sus hijos tengan un futuro más o menos asegurado aunque sea con los sueldos actuales, hace que estos joyeros terminen traspasando el negocio o liquidando la mercancía sin más objetivo que el de olvidarse para siempre de un precioso pasado que le dio de comer a toda su familia y la capacidad de dar una formación digna a sus hijos. Es triste pero cierto.

    Por tanto, y desde mi punto de vista, veo dos aspectos claves en esta situación. Por un lado están los desmotivados que se aferran a no hacer nada pues piensan que con un país como el actual no tiene sentido esfuerzo alguno. Por otro veo padres preocupados por sus hijos que les dan la mejor de las formaciones sabiendo que su futuro está fuera de nuestras fronteras. Pero el problema está en que en ambos casos este país no hace nada por solucionar ambos problemas.

    Un saludo

  2. Irene
    septiembre 5, 2014 9:18 am

    Me ha gustado mucho vuestro artículo. Lamentablemente es imposible encontrar personal en las joyerías que tenga un mínimo de formación. A mi me han llegado a decir que el platino es “una cosa muy antigua” y que ya no se trabaja, que para eso está el oro blanco que es mucho mejor y mas “moderno”. Y me han desaconsejado el paladio porque se “descascarilla”¿¿??… inevitablemente me han obligado a comprar en el extranjero.

Deja un comentario





 


Comparte en Twitter      


Sitio mantenido por Wordpress Seguro