Noticias

Metal confundido con oro

Una vez mas una Compra Venta de oro ha sido estafada por la compra de un semanario de pulsera de 32,20 gramos confundido con oro blanco de 18 quilates o 750 milésimas. Hace unos día recibimos en nuestro laboratorio un encargo cuyo resultado puede interesar a todos aquellos que tratan habitualmente con oro. Nos trajeron seis aros de metal de 7 cm de diámetro interior y 2,30 mm de grosor, aproximadamente, y de color blanco grisáceo. Nuestro cliente lo compró como oro, pero dudaba de su autenticidad  y quería estar seguro de no haber sido víctima de un fraude.

Aros de metal confundido con oro

Aros de metal confundido con oro

A primera vista resaltaba que todos los aros llevaban un punzón con la cifra 750, la misma cifra que indica el contraste oficial del oro de 18 K y que todos los artículos de oro de ley de 750 mm o, lo que es lo mismo de 18k, están obligados a llevar, pero, según la normativa vigente, esta cifra debe ir en un óvalo y, además, debe ir acompañada del punzón del fabricante o importador.

Todos las piezas llevaban un punzón de 750

Todos las piezas llevaban un punzón en el que se podía leer 750

Como disponíamos de un fragmento de un aro, realizamos un corte con sierra y con alicates para comprobar que los aros no estaban huecos y, en efecto, el interior de los aros no estaba hueco ni tenía cavidades.

La imagen de la izquierda es un corte realizado con alicates a un fragmento de un aro. Y, la imagen de la derecha es un corte con sierra efectuado en otra zona del mismo fragmento. Los aros no estaban huecos ni tenían cavidades en su interior.

La imagen de la izquierda es un corte realizado con alicates a un fragmento de un aro. Y, la imagen de la derecha es un corte con sierra efectuado en otra zona del mismo fragmento. Los aros no estaban huecos ni tenían cavidades en su interior.

El caso es que estos aros cuando se ensayaban con el líquido de 18 K en la piedra de toque reaccionaban como si fuera oro de 18 K´, tanto la superficie de los ejemplares como el interior; es decir, la mezcla de ácido clorhídrico y ácido nítrico a la que habitualmente llamamos “líquido de 18 K” no le afectaba, y la raya que habíamos producido sobre la piedra de toque no desaparecía. Pero el líquido para comprobar el platino sí que disolvía las rayas. Por tanto, no eran de platino.

Hicimos dos rayas con la superficie del aro y dos con la parte interna (figura de la izquierda). Y comprobamos que el líquido de 18K no le afectaba, pero el líquido de platino sí que  disolvía la raya.

Hicimos dos rayas con la superficie del aro y dos con la parte interna (figura de la izquierda). Y comprobamos que el líquido de 18K no le afectaba, pero el líquido de platino sí que disolvía la raya (imagen de la derecha).

Con los lápices de dureza estándar comprobamos que la dureza de este material estaba entre 3,5 y 4, mientras que el oro tiene una dureza de 2,5 a 3 en la escala de Mohs, aunque las impurezas o los metales que intervienen en la aleación pueden aumentar su dureza, el oro de 18 K tiene una dureza inferior a 4.

A continuación mediante la balanza hidrostática averiguamos que la densidad de este material era de 7,99 g/cm3, muy por debajo de la densidad del oro de 18 K que es de 15,00 – 16,00 g/cm3. La densidad de estos aros no se corresponde con ningún metal noble.

En cualquier caso, como la densidad se acerca a la del PELTRO, una aleación que contiene estaño y plomo en proporción de cuatro a seis veces de estaño por una de plomo, y tiene un punto de fusión entre 200 y 250ºC, comprobamos que el punto de fusión de los aros es superior a 400º C, por tanto, descartamos también que fuera PELTRO. También pudimos comprobar que no lo atraía un imán.

Otro característica de este material es que no es dúctil, al contrario que el oro que es el metal más dúctil y maleable. No obstante,  al golpear con un martillo, sobre un yunque, un fragmento de uno de estos aros, vimos que este material no era completamente rígido.

Como conclusión, estos datos nos permiten afirmar que NO ES ORO de ninguna de sus aleciones. Si deseáramos identificar los componentes de este material deberíamos realizar pruebas metalográficas.


Comentarios


Suscríbete para recibir los artículos en tu correo



6 Comentarios

  1. juan
    junio 12, 2015 6:27 pm

    es muy raro la forma en la que miden el metal ustedes, si hubiesen querido afirmar que era o no era oro, anotando que las pruebas eran bastante agresivas con las piezas “destrucción”, lo mejor habría sido encuartar una parte de un aro y así determinar si había o no oro, ya que hay ligas que hacen que el metal sea muy poco maleable. y es la forma mas practica y creíble de si hay o no oro.

    • Manuel Llopis
      junio 14, 2015 7:32 am

      Estimado Juan
      Gracias por su comentario. A nosotros nos llegó así, solo nos hizo falta un fragmento de un gramo, nada mas. Parece ser que ya habían trasteado con él hasta que el juzgado de Instrucción nos lo mandó así como lo ve en la foto.
      saludos

  2. rogelio garcia
    junio 12, 2015 11:35 pm

    Si se realizaron las pruebas metalograficas, podrían decirnos que metal(es) resulto en la prueba ? Y que consejos darían para la detección de este tipo de piezas..?? Gracias

    • Manuel Llopis
      junio 14, 2015 7:35 am

      Hola Rogelio

      Esto nos llegó desde un Juzgado de Instrucción. Si quieren llegar a averiguar que material es exactamente y realizar las pruebas metalograficas, lo publicaré.

      Saludos

  3. Jorge
    junio 14, 2015 2:36 am

    Es una alía uno de nike paladi u y plata y
    oro
    es lo que veo en las reacciones

  4. Profr. Lencho Gomarraz
    septiembre 22, 2016 11:21 pm

    Efectivamente, no es oro de 18 k. Se trata de una aleación de Wolframio con lantano, ahora en desuso, pero muy común en la bisutería pakistaní de los años 70.

Deja un comentario





 


Comparte en Twitter      


Sitio mantenido por Wordpress Seguro