Noticias

Octaedro de 21 carats hecho con zafiro incoloro para imitar a un diamante en bruto, otro fraude

Hemos visto en nuestro laboratorio muchas imitaciones de diamantes en bruto hechas con topacios y con circonita, incluso con vidrios, en diferentes colores y con aspectos muy parecidos a un octaedro de diamante, que es lo que quieren conseguir para cometer fraude y cobrar a precio de diamante unos quilates de piedra que en realidad se cotizan muy poco. En esta ocasión, un cliente nos trae un octaedro que ha sido camuflado en un lote de diamantes en bruto y que en realidad se lo “han colado” a un comerciante.

Al observarlo con la lupa 10x, muchos son los datos que se aprecian que te dicen “esto no es un diamante”:

  • Presenta aristas romas y hoyuelos en toda su superficie, como piel de naranja muy basta, muy irregulares y que nada tienen que ver con las figuras de corrosión que presentan los diamantes. Se nota como que las han hecho a base de “esculpir” con martillo y escoplo.
  • Se aprecian triángulos que quieren imitar a los trígonos de los diamantes con forma o caras de octaedro, pero que en vez de estar hacia dentro, están en relieve hacia fuera, es una protuberancia.
  • El brillo es de vítreo a graso, cuando los diamantes tienen un brillo adamantino o resinoso adamantino.

Otras de las pruebas que hemos realizado para concretar de que material se trata son las siguientes:

  • Calculado su peso específico con balanza hidrostática nos revela que tiene un peso de 21,472 ct. y que su peso sumergido en agua destilada es de 16,090 ct. lo que nos dice que su densidad o peso específico es de 3,99
  • Rayamos con una lápiz de dureza 10 de Mohs y lo raya con facilidad
  • Intentamos rayar con un lápiz de dureza 9 de Mohs y no lo raya
  • Es un material transparente y observado entre polarizadores cruzados, presenta claramente birrefringencia, claridad y extinción cada 45º. Lo que quiere decir que no es un material que cristalice en el sistema cúbico como los diamantes.
  • Observado al microscopio presenta una fisura con óxidos, esto no es normal en un diamante.
  • Observado con luz ultravioleta de onda larga presenta fluorescencia blanca de intensidad media.
  • Observado con luz ultravioleta de onda corta presenta fluorescencia anaranjada de intensidad débil

La conclusión es que se trata de un Corindón, es decir un zafiro incoloro  natural que partiendo de un bruto y a base de muelas de diamante lo han ido esculpiendo hasta darle ese aspecto de octaedro, de stone que al parecer mezclado en un lote con mas diamantes han conseguido estafar a un comerciante. Es de resaltar y así me informa el cliente, que estaba dentro de un paquete con las etiquetas del proceso Kimberley.

Octaedro fabricado a propósito para cometer fraude, al ser una imitación de diamante. Han querido remarcar los trígonos típicos de los diamantes naturales cristalizados en octaedro.

Se aprecian los hoyuelos esculpidos para hacer que se parezca a las figuras de corrosión de los octaedros de diamantes naturales.

Vista del octaedro hecho con zafiro incoloro natural. Es de resaltar que se aprecian los supuestos trígonos en el centro de la cara de octaedro para hacerlo parecer como un diamante de verdad.

 

 


Comentarios


Suscríbete para recibir los artículos en tu correo



Deja un comentario





 


Comparte en Twitter