Blog

Se nos ha ido otro amigo, Antonio Paniello

¿Quien tallará como él en España?.  Antonio Paniello, era una persona sencilla, amable, dicharachera, amaba su trabajo le apasionaba. Con él se va toda una institución, una escuela, un maestro. Antonio era tallador. En una de nuestras visitas a su taller, disfrutamos de su compañía cuando de una forma apasionada nos enseñaba todas las máquinas, instrumentos, discos, herramientas y un sin fin de utensilios para tallar, serrar, cortar, pulir, taladrar,…, no tenía secretos, le encantaba explicar como hacía tal o cual talla, o como conseguía una forma especial en una piedra. Muchas de las herramientas se las fabricaba él, las creaba, las diseñaba y le daba la solución a cualquier problema. No existían barreras de ningún tipo a la hora de plantearle un trabajo. Te lo resolvía todo.

Antonio Paniello, nos muestra un cuarzo citrino de talla oval

Ha tallado para grandes firmas, para joyeros, para relojeros, para fabricantes, diseñadores, engastadores, etc.. Pudimos ver como se hacían los cristales de los relojes, nos enseñaba todo el proceso, primero el corte de las barras de zafiro o espinela incoloros, en discos muy planos, para luego en bombos de pulir con abrasivos de diferentes tipos, redondearlos y llegar después mediante el pegado a un dop, el pulir una cara, luego la otra y por último dejar el contorno a la medida y forma deseada.

Antonio Paniello con su prensa para compactar

Antonio Paniello con su prensa para compactar

Antonio también fabricaba productos artificiales de imitación a coral, a malaquita, a turquesa con o sin matrix, nos mostraba los colorantes y polvos para hacerlos y todo su ingenio personal, para hacer que la imitación parezca real. Tiene una máquina de compactar y fundir, hacía bloques como ladrillos. Luego con sus sierras los convertia en tacos a la medida de lo que quería obtener, cabujones, placas, discos, un sin fin de formas. Los resultados visuales confunden a un ojo no educado en gemología. Nunca habia visto como taladrar las piedras con agua. Hasta ahora lo que conocemos habitualmente son las brocas y las máquinas que con ellas y sus soportes nos ayudaban a hacer los taladros en las piedras, y asi poder colocar asas, o pasar los hilos en las cuentas de collar. Pues él tenía una máquina que con agua a presión hacía los taladros, sin miedo a la fractura y con el ahorro de los costes de las brocas, ¡ah! y rapidísimo, visto y no visto.

Antonio Paniello con su maquina de taladro con agua

Antonio Paniello con su maquina de taladro con agua

Conozco a otros talladores que con pasión han tallado piedras en estilos de fantasía muy atrevidos y muy vistosos, consiguiendo que las piedras tengan mucha vida. Sin embargo no pueden vivir de ese trabajo, ya que aqui en España incrementar el coste de una talla que te puede durar tres o cuatro horas de realizarla, no lo pagan. No se puede competir con los orientales, en los que el coste de la talla tiene poca repercusión sobre el importe total de la piedra. Antonio con su experiencia conseguía rapidez y podía hacer muchas cantidades, con lo que el precio salía a cuenta a él y a sus clientes. Desde estas líneas animo a las pocas Escuelas de Talla que hay en España para que no dejen de enseñar y divulgar este arte tan bonito y tan gratificante. Os podeis imaginar ver un bruto de por ejemplo, turmalina, feo, con estrías rugoso, pero cuando has terminado de tallarla ves la vida que sale de la piedra con su color, sus brillos internos y el brillo superficial y sencillamente ¡alucinas!. Conseguir esa belleza de algo que inicialmente te parece feo es reconfortante.
Adios Maestro, hasta siempre.

Desde este blog pongo mi granito de arena para su recuerdo. Animo a quien lo haya conocido para que pueda escribir  sus vivencias con esta persona tan entrañable.

Manuel Llopis es Gemólogo, Especialista en Diamante y Piedras Sintéticas Modernas, por la Universidad de Barcelona. Fundador y director del Laboratorio Gemológico MLLOPIS de Valencia.


Comentarios


Suscríbete para recibir los artículos en tu correo



7 Comentarios

  1. jose antonio amoraga
    noviembre 19, 2012 5:12 pm

    Hace como 25 años que no sabia nada de el, siempre lo he recordado como la persona mas profesional y el mejor amigo de sus amigos alegre jovial. que pena.

    Su mujer y sus hijos bien? me podeis facilitar su telefon?

    • Manuel Llopis
      noviembre 19, 2012 6:22 pm

      Hola Jose Antonio
      Cuando conocimos a Antonio Paniello, ya era viudo, y su hijo no estaba trabajando con él, no le conozco.
      Los datos que tenemos son de su trabajo en Bellvei en Tarragona.
      Le visitamos un grupo de gemólogos del laboratorio y guardamos muy buen recuerdo de él, como persona y como profesional.
      Comparto tu opinión.
      Gracias por tu comentario.
      Saludos
      Manuel Llopis López

  2. Jordi Paniello
    agosto 7, 2013 8:23 am

    Hola.
    Soy Jordi, hermano de Antonio.
    Quiero agradeceros profundamente el recuerdo que brindáis a su memoria. Vuestras palabras describen a la perfección algunas de sus cualidades como persona y como profesional.
    Luchador tenaz. De curiosidad inagotable. Convertía cada dificultad en un nuevo reto a superar. Investigador, inventor y constructor de artilugios y soluciones.
    Siempre dispuesto a escuchar y a dialogar, a compartir. Generoso en todo y con todos.

    Un cordial saludo.
    Jordi

    • Manuel Llopis
      agosto 12, 2013 3:55 pm

      Hola Jordi

      Gracias por tus comentarios y agradecimiento. Conocía a tu hermano ya de mayor, mi pena es no haberlo conocido mucho antes. Persona muy entrañable, cariñosa y cercana. Gran apasionado de su trabajo. Se notaba que era feliz haciendo su trabajo. Siempre lo recordaré.

      Recibe un cordial saludo
      Manuel Llopis

  3. Cristina Paniello
    octubre 18, 2013 3:31 pm

    Buenas tardes,

    En primer lugar quiero darle las gracias por dedicar tan estupendo y acertado artículo sobre mi padre. No he tenido constancia de éste hasta hoy mismo, que una prima mía, buscando información, lo ha encontrado. Decir que quién lo conoció sabe perfectamente que era un gran artista en su trabajo, nada podía con él. Era un gran inventor y trabajador. Amable, chicharachero sí, y también cabezota. Lo sé de muy buena tinta. Algunos de los que trabajaron con él lo saben.

    En segundo lugar, quisiera informarles que el taller continua abierto. Mi hermano, que trabajó con él durante 17 años, ha cogido las riendas del negocio. Como sabemos no son buenos momentos para este sector, como muchos otros, pero creerme, he visto hacer a mi hermano piezas que creía que no volvería a ver. Así como los agujeros con agua de los que habla en su artículo. Hasta mi madre los hacia.

    Bueno, espero que este mensaje de agradecimiento también sirva de información para la gente del sector, y si están interesados en conocer a mi hermano se pongan en contacto con nosotros.

    Siempre estará en nuestro corazón.
    Muchas gracias de nuevo.

    Cristina Paniello
    Bellvei

  4. loli grande
    noviembre 24, 2013 12:29 pm

    Yo lo hecho mucho de menos era una gran persona hemos pasado momentos agradables eras un gran amigo y te quería como un padre nunca te olvidaremos tus amigos

  5. jose antonio amoraga
    diciembre 9, 2013 5:30 pm

    Hola a todos

    nuevamenta me pongo en contacto con vosotros al ir comprobando que siempre algien mantiene el recuerdo de esta gran persona y por supuesto yo quiero mantenerlo en el mio

    Tengo muchas anecdotas con mucho calor humano, recuerdo sus llamadas para retarme en el bar La Perla
    a comer marisco a un precio que solo se lo hacian a el
    baratisimo y de una gran calidad, se presentaba en mi despacho de la via Augusta y al grito esto es un atraco dejaba a las secretarias muertas de risa por lo divertido que lo hacia.
    Quiero recordar a su mujer que no recuerdo su nombre me entere que murio antes que el, nunca entendi como podria vivir sin ella formaban un muy buen equipo, doble pena.
    tengo monton de anecdotas con las Zirconitas de Barre y un etc, etc,
    Un cariñoso saludo ha su familia y a todos los que conocieron a Antonio y a su mujer

Deja un comentario





 


Comparte en Twitter