Noticias

Triplita, una gema poco común.

Triplita es un mineral que suele encontrarse en masas opacas de color marrón pero, también, ocasionalmente pueden aparecer cristales transparentes de un bonito color naranja o naranja rojizo. Estas triplitas transparentes son gemas muy bellas, aunque los ejemplares de más de un quilate son muy raros.

Triplita oval de 0,48 ct.

Triplita oval de 0,48 ct.

Hemos tenido la oportunidad de estudiar un ejemplar facetado oval de 0,46 ct y 5,33×3,99×2,55 mm. Los índices de refracción 1,670 – 1,650 coinciden, aunque con ligeras variaciones, con los citados en los pocos informes gemológicos publicados sobre esta gema, la birrefringencia (0,020) y el peso específico  (3,81), sin embargo, se ajustan más. De todas las maneras, estas pequeñas diferencias pueden ser debidas a que la triplita forma una solución sólida con la zwieselita y, por tanto, podemos esperar que sus constantes físicas se encuentre comprendidas dentro de un reducido margen.

Bajo la lámpara de luz ultravioleta de onda larga (368 nm) y onda corta (254 nm) nuestro ejemplar no mostró fluorescencia. Por su parte, el espectro de absorción presentaba una  banda difusa que abarcaba casi todo el amarillo y parte del verde.

Inclusiones en forma de pluma.

Inclusiones en forma de pluma.

A pesar de ser una gema muy transparente tenía algunas inclusiones. Destacaban dos velos con forma de huella dactilar, así como multitud de inclusiones bifásicas, algunas veces alineadas, que formaban un bonito panorama interior.

"Huellas dactilar". Iluminación de campo oscuro, 30x.

“Huellas dactilar”. Iluminación de campo oscuro, 20x.

Velos con forma de "huellas dactilar". Iluminación de campo oscuro, 60x.

Velo con forma de “huellas dactilar”. Iluminación de campo oscuro, 40x.

Velos con forma de "huellas dactilar". Iluminación de campo oscuro, 60x.

El mismo velo variando ligeramente la perspectiva y con más aumentos. Iluminación de campo oscuro, 60x.

Velos con forma de "huellas dactilar". Iluminación de campo oscuro, 60x.

Velo con forma de “huellas dactilar”. Iluminación de campo oscuro, 60x.

Fractura interna y bifásicas. Luz de campo oscuro, 30x.

Fractura interna y bifásicas. Luz de campo oscuro, 30x.

Inclusiones de fluidos y bifásicas. Luz de campo oscuro, 60x.

Inclusiones de fluidos y bifásicas. Luz de campo oscuro, 60x.

En fin, es una pena que la naturaleza no nos haya obsequiado con más yacimientos que suministren ejemplares mayores de esta bonita gema, pero ¿quién sabe?, quizás algún día nos dé alguna sorpresa.
Escrito por José Manuel Rubio Tendero

 

 


Comentarios


Suscríbete para recibir los artículos en tu correo



Deja un comentario





 


Comparte en Twitter