Un señor nos llama desde una ciudad de España porque ha traído de su país Colombia,  unas esmeraldas y quiere comercializarlas en España. El motivo de contactar con nosotros es el de convalidar los certificados que lleva de origen de un laboratorio colombiano. Le respondo que lo que tenemos que hacer es nuestro certificado, ya que le va a ser mas fácil venderlas con un certificado MLLOPIS puesto que en mi opinión, aquí en España somos mas conocidos y le dará mas juego a la hora de visitar a sus clientes españoles. Para ello concretamos un día y hora.  Organiza su viaje y se presenta en nuestro laboratorio con sus piedras y sus certificados.

La primera piedra de talla esmeralda, la observo con una lupa 10x,  tiene un aspecto muy limpio, sin inclusiones , pero con algunas fisuras de cristalización. El color, la calidad de pulido y de talla son excepcionales, buena simetría. La foto del certificado coincide con la piedra a la vista. Las medidas exactas a las de la piedra, el peso con una variación de 0,04 ct. Sin embargo cuando pongo la piedra en un refractómetro el índice de refracción es de 1,620 mono-refringente, cuando los índices de las esmeraldas son de 1,570-1,578 con Bi. 0,008. Ya por el tipo de fisuras y su limpieza ya no me parecía esmeralda y la lectura del refractómetro me confirma que es un “vidrio verde”. 

El cliente entra en cólera y se apresura a que compruebe el resto de piedras, hasta un total de cuatro. Ninguna es esmeralda. Se pregunta ¿como es que el certificado está bien y no son esmeraldas?, por lo que comprobamos el certificado.  El Laboratorio de Colombia CDTEC (Centro de Desarrollo Tecnológico de la esmeralda) es un laboratorio de prestigio, sin embargo han falsificado los documentos de certificados. No coincide la página web, aunque los logos y datos de localización sí son correctos. Otros datos es que las holografías no dicen nada, se pueden comprar en “los chinos” y que el número de referencia del certificado no se puede comprobar en la web de CDTEC.

El cliente nos comenta que le ha comprado a su “supuesto proveedor dueño de una mina”  un total de 37 quilates de piedras a un precio en euros de 3.000 euros por quilate.  Señores LA ESTAFA ESTÁ SERVIDA.

¡Por favor! comprueben con su gemólogo o laboratorio de confianza las piedras antes de hacer ninguna compra.


Comentarios


One thought on “Otra estafa con supuestas esmeraldas colombianas”

  1. Una de las formas de verificar la veracidad de los certificados es con el número de referencia usted ingresar al espacio virtual de sitios como el CEDETEC donde si el certificado real, encontrará una copia del certificado consultado, no es justo que personas ser aprovechen de la confianza y los Estafen poniendo en duda laboratorios como el CEDETEC y el negocio de las gemas, como dicen si no conoce muy bien un negocio asesores de un experto antes de comprar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *