Nos ha sorprendido enormemente esta situación.  De verdad que esto ¡clama al cielo!.
La secuencia es la siguiente: un joyero que habitualmente le compra a su proveedor de confianza, separa de un lote de  piedras que le han vendido como zafiros naturales, una piedra que  presenta una pequeña fractura concoidea y decide mandarla a su tallador para que la retalle y deje  en condiciones de montar (desconozco si es que se le ha caido y fracturado o ya viene asi). Es una piedra de talla oval, con muy buena transparencia , de 4,50 quilates y bonito color, sin duda la piedra mejorará con la retalla, que bien vale el esfuerzo. Esto es lo que me imagino que pensaba el joyero.  La piedra va a su tallador y, este al empezar a estudiar como realizar la retalla, advierte de unas burbujas muy pequeñas y esféricas en su interior.  Ante tal panorama, consulta con su cliente el joyero, porque piensa que la piedra pueda ser un zafiro sintético y le trasmite este sentir. El joyero recupera la piedra y nos la manda para que la estudiemos y la identifiquemos.

Vidrio de talla oval con fractura concoidea.

 

Espectro de absorción del cobalto en un vidrio azul

 

Indices de refracción del zafiro, vistos con un refractómetro

Con la gema en nuestro poder, advertimos de que es una piedra bonita en cuanto color, transparencia y “vida”, aunque presenta una pequeña fractura concoidea que es el motivo por la que querían retallar,  nos disponemos a estudiarla.

Su índice de refracción es de 1,620 monorrefringente (el del zafiro es de 1,760 – 1,768 con Bi. 0,008)

Observada con lupa 10x presenta fractura concoidea y algunas burbujas pequeñas pero en diferentes tamaños vistas por la tabla (los zafiros naturales no presentan burbujas sueltas).

Al comprobar su espectro de absorción, su elemento cromóforo,  vemos que es un espectro típico de cobalto (el cromóforo de los zafiros es el hierro).

Con todos estos datos concluímos que se trata de un VIDRIO coloreado con cobalto, para nada un zafiro, ni siquiera sintético.

Al ver toda esta información, no dejo de pensar en: ¿Qué es lo que está llegando al consumidor final?, ¿qué clase de proveedor de confianza es? , ¿por qué no hay un gemólogo en la joyería?, ¿por qué el pedrero no advierte del error?, ¿es que no lo sabe?. Cuando todo esto sucede, quiere decir que debe de haber mucho mas en el sector que a nosotros no nos llega y no podemos advertir, sin embargo esto para mí significa un AUTÉNTICO DESCONTROL EN NUESTRO SECTOR.
¿Para cuando se reconocerá la profesión de Gemólogo?, ¿para cuando será obligado tener un Gemólogo en una joyería?, ¿para cuando se exigirá un mínimo de formación a todos  los que trabajan con piedras?  ¿Para cuando?.


Comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *