Una señora  nos pide cita para una cosulta sobre una joya que tiene. La señora nos trae la pieza y le interesa que identifiquemos la piedra verde que lleva la sortija. Se trata de una gran montura oval de cuatro garras de hilo redondo con una piedra verde de talla oval engastada. A ambos lados lleva sendos trios de diamantes de talla brillante engastados con garras de hilo formando un trébol. El anillo lleva un punzón de 14 quilates. Empezamos a estudiar la piedra verde de gran porte, aparentemente unos 8 ct. aproximadamente de talla oval. Presenta mucha transparencia y “vida” , devuelve mucha luz , con mucha claridad, pocas inclusiones. Su color verde es muy bonito y se aprecia un velo de fluídos tipo “huella dactilar”. Comprobamos su índice de refracción, ya que el tamaño de la piedra y su engaste nos permite poner la tabla sobre un refractómetro. Sus índices son 1,570-1,575  con 0,005 de birrefringencia.  Efectivamente se trata de una esmeralda. Sin embargo el tipo de velo,  el color y transparencia de la piedra nos llama la atención.  La situamos en un microscopio con polarizadores cruzados y apreciamos figuras de interferencia a bandas rectas de colores diferentes y muy uniformes en tamaño y anchura. Este fenómeno lo presentan las esmeraldas sintéticas hidrotermales y concretamente las fabricadas por Seiko.

Al comentar esto con la señora, nos muestra su extrañeza porque cuando la compró le dijeron en la joyería que era una esmeralda natural.  Por mi parte, me picaba la curiosidad el comprobar los diamantes y me puse a ello y  ¡zas! , por fluorescencia mas intensa en onda corta y comprobados con el Gemlogis Vista, todos son sintéticos CVD.  La señora nos confesó que la habia comprado en Estambúl en uno de sus viajes, pero que se la vendieron como esmeralda y diamantes naturales. Le pregunté cuanto le habia costado y me indicó que 1.000 € .  Ante este precio tan barato le comenté que en custión de precio no le habian engañado pero sí le engañaron cuando le dijeron que todas las piedras eran naturales.

Posiblemente esta pieza no se vaya a una compraventa, sin embargo hay gente que compra estas joyas y revende en compraventas o por Internet en plataformas adecuadas a este tipo de transacción y sin ningún tipo de control. Incluso las compraventas son engañadas, o los clientes que las compran.
Aconsejamos que compren con certificados de laboratorios de referencia o de confianza. Consulten con un gemólogo.

 

Este caso aparentemente aislado, no da una idea de que las piezas están mezcladas en as tiendas y que o no saben lo que tienen entre manos o no quieren saberlo. Al final los p`latos rotos los paga el consumidor final que es el que nos da de comer a todos.


Comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *