El público en general, y esto es normal porque no tienen porque saberlo, incluso mucho personal de nuestro sector joyero no tienen claro los nombres de las tallas de las gemas. En el público, es decir los clientes, lo puedo entender, pero en nuestro sector de joyería, sobre todo dependientes, personal que atiende en un mostrador, no tengo tan claro que no se sepan lo básico en tallas de gemas cuando dan una explicación de la joya a un cliente en el momento de la venta. Es mi opinión.
El defecto mas común en las joyerías es llamar “brillantes” a todos los diamantes, sea cual sea su estilo de talla. ¡Gran error!, ya que el “término brillante” se aplica a un estilo muy concreto de talla, y la pueden tener los diamantes, las esmeraldas, los zafiros, o cualquier otra piedra de color.
Antes de hablar de los diferentes tipos de tallas, quiero aclarar que hay varias maneras de referirse al hecho de convertir un mineral en bruto, cristalizado, en una gema atractiva y preciosa, hablamos de “tallar”, “facetar”, “lapidar” una gema. Cuando hablamos de “tallar” nos referimos a la acción de dar forma o trabajar un material para convertirlo en una piedra con facetas o una escultura. Si hablamos de piedras “talladas” nos referimos a materiales, generalmente minerales cristalizados a los que se les hacen facetas, y es el conjunto, la forma y la simetría de esas facetas lo que llamamos “talla”. Asi que a la persona que talla gemas le llamamos “tallador”, aunque también se le llama “lapidario” que “lapida” gemas, o lo que es lo mismo “talla gemas” por lo que “tallar” y “lapidar”, hablando de gemas, son sinónimos. “Faceta” es cada una de las caras planas y pulidas con formas poligonales que tiene una piedra tallada, por lo que “facetar” crear facetas en un mineral cristalizado, es un sinónimo de “tallar” una gema o piedra preciosa.

piedras talladas en cabujón
Piedras talladas en cabujón
piedras facetadas
Piedras talladas con facetas

En términos generales, para que nos entendamos, habría que distinguir entre lo que son piedras talladas en cabujón y piedras talladas en facetas o facetadas. Los cabujones son tallas abombadas, de superficies curvadas o redondeadas, como media bola o como la forma de medio balón de rugby. Las bases de estas piedras pueden ser también curvadas, pero no con tanta pronunciación o incluso planas. A estas tallas las llamaremos “cabujones” y añadiremos los apellidos “oval”, “redondo” “contorno TV”, “rectangular canto redondeado” etc. Este tipo de tallas se usa principalmente para piedras microcristalinas, que por su estructura de aglomerado de microcristales son traslúcidas u opacas, tienen poca o ninguna transparencia, pero tienen bonito color, bonita superficie a manchas o vetas a bandas de distintos tonos o con formas caprichosas, como ejemplos, las malaquitas, los lapislázulis, las rodonitas, rodocrositas, ágatas, sodalitas, jades, jaspes, amazonitas, turquesas, variscitas, etc.. Puede ser que siendo transparentes, y al tener muchas inclusiones, estas son las que le dan belleza cuando se muestran talladas en cabujón, como es el caso de cuarzos turmalinados o rutilados. Otros casos es que siendo traslucidas, es decir no tienen transparencia, pero pueden tener un buen color como esmeraldas, rubíes y zafiros principalmente. También se usa la talla en cabujón para resaltar, ya que no puede ser de otra manera, los fenómenos ópticos como el efecto “ojo de gato” (cuarzos, crisoberilos, turmalinas,…) o el fenómeno de “asterismo” (rubíes, zafiros, diópsidos, …) , el “juego de colores” (ópalos), la labradorescencia (labradoritas), la adularescencia (piedra luna o adularia), la opalescencia (ópalos) o el efecto aventurina (cuarzo y piedra sol).
En el caso de piedras transparentes, les favorece mas las “tallas en facetas” que según la forma del contorno de la piedra o la disposición y simetría de las facetas reciben diferentes nombres.

corona y culata
En general para todas las piedras talladas en facetas es aconsejable saberse los nombres de sus partes, sea cual sea su talla. El “filetín” es como el cinturón de la piedra, por donde se sujetan las piedras con garras, granos o pestañas, cuando se engastan en las joyas, que no debe de ser ni demasiado grueso para que la piedra no pese mas de lo necesario, ni demasiado fino o afilado ya que puede astillarse cuando se engasta, y que su acabado puede estar esmerilado, pulido o facetado.

filetin pulido
Filetín pulido
filetin esmerilado
Filetín esmerilado
filetin facetado
Filetín facetado

El “filetín” divide la piedra en dos partes bien diferenciadas. La parte de arriba, todo el conjunto de facetas se llama “corona” y la parte de abajo “culata”. En la “corona”, sea cual sea la talla, la faceta central mas grande, la que como gemólogos usamos para ver a través de ella sus inclusiones con una lupa 10x o un microscopio, la que cuando engastas una piedra en una joya es la que queda a la vista, y que puede tener diferente numero de lados, esa faceta se llama “tabla”. En algunas tallas que veremos mas adelante, las facetas que rodean a la tabla, también tienen nombre. En la culata las facetas siempre convergen en un punto común o vértice llamado “culet”. Suele ser un punto, pero muchas veces puede ser una faceta que se suele hacer para que las gemas no se astillen o fracturen fácilmente al ser tan puntiagudo. Dependiendo del tamaño de la faceta, el culet puede ser muy pequeño “en punta”, pequeño, mediano o grande. Esto también es válido para el caso de piedras que por sus tallas con formas alargadas los culets son “lineales” y pueden estar facetados de la misma manera que los terminados en punta.

filetines y culets
Una vez la piedra está tallada, hay otros factores de la talla que hacen que la piedra sea mas valiosa.  CONTINUARÁ


Comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *