El pasado 26 de Junio, me desplacé al taller del Artesano Joyero Antonio Castellanos. Me abrió las puertas de su taller enseñándome su instrumental, sus herraminetas, su destreza y en definitiva su oficio.

Espacio de trabajo de Antonio Castellanos.

Empezó como aprendiz a los 14 años, en el taller de joyería del artesano Don José Luis Beltrán Martinez, “su maestro” hasta el fin de sus días, posteriormente el taller pasó a pertenecer a Don Antonio Revuelta Llorens , y llegado el año 1985  pasó a ser Antonio el propietario de la empresa.

Dibujos de joyas que se han realizado en el taller.
Dibujo de joyas que se han realizado en el taller.

 

 

 

 

 

 

Desde hace 20 años, acogió al aprendiz y operario, Fernando de Andrés, al que sigue enseñándole a día de hoy su sabiduría y habilidad.

Utilizan herramientas tradicionales: lima, limatones, lastras, embutidores, sopletes, crisoles, soldaduras, buriles, seguetas, esmeril, ácidos, ruedas de pulir, electropulido, motores de mano, laminador, trefilador, palos de medidas, sortijeros, pinza, gafas de aumento, microscopio…

El proceso que llevan a cabo para realizar una pieza, empieza dibujándola, a continuación funde el oro, hace la aleación y una vez hecho esto, se lamina, se estira el hilo, se empeiza a moldear utilizando herramientas de las anteriormente citadas, con las que le dan forma a la joya.

Antonio Castellanos y Fernando de Andrés, trabajando en el taller.

 

Todos sus trabajos son artesanales, realizados a mano, con metales nobles oro y platino y piedras preciosas. El 90% de la elaboración de sus trabajos, son por encargo realizados para prestigiosas joyerías, y para la alta sociedad de la comunidad valenciana.
Durante dos ediciones realizó, las medallas que otorgan los premios Rey Don Jaime.

En 2004 realizó la restauración de las joyas de la Virgen de los Desamparados de Valencia, la cruz del Niño, las joyas del Manto y la más importante, la Corona, en la que se hizo una restauración minuciosa, empezó por dibujar cada una de las partes de la corona con todas sus joyas, para a continuación, desmontar cada pieza con diamantes y perlas, restaurar las partes que estaban deterioradas, pulir y rodiar la mayoría de ellas. Restaurar el armazón, ya que el oro estaba ennegrecido como se puede observar en una de las imágenes, decaparlo, darle brillo y volver a colocar todas las piezas con diamantes y perlas, en el mismo sitio que estaban.

 

Dibujo de Antonio Castellanos, de la parte frontal de la Corona de la Virgen de los Desamparados de Valencia.
Dibujo de Antonio Castellanos, de la parte trasera de la Corona de la Virgen de los Desamparados de Valencia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dibujo de Antonio Castellanos, de la parte lateral derecha, de la Corona de la Virgen de los Desamparados de Valencia.
Dibujo de Antonio Castellanos, de la partelateral izquierda, de la Corona de la Virgen de los Desamparados de Valencia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dibujo realizado por Antonio Castellanos de la Cruz del Niño de la Virgen de los Desamparados de Valencia.
Antonio Castellanos dá comienzo al dibujo de la Corona para tener situadas cada una de las piezas que la componen.
Antonio Castellanos, montando las piezas después de repararlas, que lleva la Corona.

 

 

 

 

 

 

 

Antonio Castellanos realizando las reparaciones de las joyas de la Virgen de los Desamparados de Valencia.
Antonio Castellanos situando el ramo de la Virgen de los Desamparados de Valencia.

 

 

 

 

 

 

 

Atonio Castellanos y la Virgen de los Desamparados, la peregrina.
Antonio Castellanos reparando el resplandor de la Virgen de los Desamparados.

 

 

 

 

 

Corona de la Virgen de los Desamparados. Completamente restaurada por el artesano Antonio Castellanos.

En el año 2010, la Universidad Politécnica de Valencia editó un libro titulado EL ALMA EN LA MANO. ARTESANOS Y ESCULTORES DE MÉXICO Y VALENCIA, realizado por Carmen Marcos y Carlos M. Barragán, en el cual aparece un breve relato de Antonio, debido a su amor por el oficio, su conocimiento técnico, y la gratitud y felicidad que su trabajo artesanal y manual le aporta.

A día de hoy, y tras 51 año de experiencia, Antonio no a perdido su pasión por la joyería artesanal.

Isabel Bordería, Antonio Castellanos y Fernando de Andrés.


Comentarios


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *