Blog

¿Nuevas gemas en el mercado?

El mercado, las modas, todo está en constante renovación. Son tiempos de cambios, de adaptación, de sobrevivir comercialmente. Todos lo estamos sufriendo, no se vende nada. Ya nadie te pide un buen zafiro, rubí o una buena esmeralda para el centro de una joya especial de encargo. He visto a gentes con negocios muy diferentes a los que originariamente conocí. Todos nos adaptamos a las nuevas reglas del comercio, impuestas por los malos tiempos comerciales y de crisis económica, además del paro preocupante. Si se sale a dar una vuelta por las tiendas y almacenes, se pueden ver cantidades de piedras talladas y de hilos de nuevos materiales que se incorporan al mercado.

Cabujón de charoita y cianita placa de pizarra

Como gemólogos, no dejamos de aprender, siempre aparece un nuevo material, una nueva piedra que se incorpora al comercio de las gemas, entendiendo por gema “aquel material natural formado por un proceso inorgánico en la naturaleza y en el que el hombre solo ha intervenido en su extracción, tallándola y puliéndola después para sacarle su belleza y así cumplir su menester de ornamento”. No tiene nada que ver la gemología y las gemas que se estudiaban cuando yo hice mis estudios de gemólogo, por allá por 1980, nada que ver con lo que ahora circula en el mercado. Las piedras existían igual, pero no se comercializaban, los libros de gemología eran escasos y nos nutríamos de información en inglés de laboratorios americanos o ingleses, pero muy de vez en cuando porque los presupuestos no llegaban para hacer suscripciones.

Ejemplares de hilos de lepidolita, bolas de ágatas y cuarzos variados, astrofilita y mal llamado “jaspe africano”.

Afortunadamente en la actualidad, las cosas han cambiado, hay mucha y cada vez mas bibliografía gemológica, hay más publicaciones de investigación accesible para los gemólogos y para el gran público, y lo que es objeto de este articulo, hay muchísimas piedras que antes encontrabas sus nombres y fotos en publicaciones extranjeras teniendo que imaginártela, porque las fotos eran en blanco y negro, además de que tampoco era fácil conseguir ejemplares de estudio y colección.

Placa de pirolusita con dendritas de óxidos que parecen un cuadro pintado.

Os menciono algunos de los materiales que se incorporan al mercado de las gemas y que antes se les consideraba como rarezas y ahora son fáciles de encontrar, por ejemplo: la broncita, que he podido ver en cuentas con forma de doble cabujón o en bolas; astrofilitas en placas taladradas para hacer collares; bolas con aspecto esponjoso de lava volcánica, si ¡lava!, ¡que raro! ¿no? ¿en un collar?; lepidolita un material del grupo de las micas que es de color lila, que antes se usaba en láminas traslúcidas para forrar cajas y objetos artisticos; pizarras en placas ovales, si,…, una pizarra; dendritas de pirolusita en placas rectangulares; materiales parecidos al silestone de las encimeras de las cocinas, tallados en cuentas grandes con formas raras o de cabujón en pera y comercializados como “ópalos africanos”; la charoíta, una piedra con colores lilas y blancos de aspecto laminar y perlado, muy bonita; hilos de materiales verdosos comercializados como “jaspe africano” y que en realidad son del grupo de las calcitas.

Hilos de jaspes varios, broncita, lava volcánica y ópalo africano.

En general, materiales poco conocidos y de poco valor, pero que están cambiando la vista de las vitrinas de las tiendas.
Como decía hay que adaptarse a los nuevos tiempos, es posible que en breve, al precio que está la plata y el oro, nos encontremos sortijas de latón, alpaca, u otros metales o aleaciones con piedras raras como: sugilita, thulita, xilópalo, jaspe oceánico, jaspe egipcio, smaragdite de Córcega, granito de Cornualles, augelita, wardita, hodgkinsonita, manganosita,…, ¡uf! ¡que raro!.

Manuel Llopis es Gemólogo, Especialista en Diamante y Piedras Sintéticas Modernas, por la Universidad de Barcelona. Fundador y director del Laboratorio Gemológico MLLOPIS de Valencia.


Comentarios


Suscríbete para recibir los artículos en tu correo



Deja un comentario





 


Comparte en Twitter